Sonoro el viento atrapa el vuelo de las mariposas. Que bailan alegres al compás, pintando las notas en las flores, en aromas y colores.

Dichosas bailan llevando alegría, y dando una esperanza a la vida mía.

Belleza infinita que se oculta en lo profundo de mi mirada, y brilla en una sonrisa camuflando el dolor de mi alma.

¿Quien fuera una mariposa y volar?

Y en su vuelo dejar breves notas de felicidad. Alegría que al pasar de los días se esfuma más y más.

Cuando contemplas un mundo vacío de amor y desorientado. Cuando ves que el tiempo se va y no espera.

Y en mis silencios brota una lágrima, que al instante el viento ha borrado. Para mostrarme la preciosa escena dibujando mi sonrisa.

Bailan las mariposas, en mis pupilas.

©Esperanza E. Vargas