vista.png

El universo, Diseño De Dios,
infinito de cúmulos de estrellas.
Galaxias que se mueven
en la exacta distancia una de la otra.

Cada estrella tiene su propio nombre,
y todos en la memoria de aquél
que todo creó.
No pudo surgir de la nada
tanta precisión.

Una mente inteligente,
cuyo cordel de medir ha sido exacto
en todas las cosas.

Un ser supremo capaz de construir,
desde la complejidad de una célula.
Hasta lo más intrínseco como es
nuestro universo.
Del cual somos una diminuta parte.

No creo en la evolución pero
respeto a cada uno en su forma de pensar.
Creo en la creación de un creador
Universal.

Dicen que hemos evolucionado
que descendemos del mono.
Perdón pero hay tantos en la selva,
y se conservan tal cual hasta su muerte.

El hombre imita en su avance
tecnológico,
rasgos de las cosas y criaturas
que han sido diseñadas por Dios.
Tenemos el caso de nuestro cerebro,
por más que se hagan renovaciones
a la inteligente computadora
u ordenador. Nuestro cerebro
le supera siempre.

Somos Diseño De Dios,
Jehová, creador de los cielos
y la tierra. Ocultar su nombre,
sería como avergonzarse
de quien nos da la oportunidad
de vivir.

Cada una de las cosas creadas,
fueron pensadas y diseñadas.
Pensando en nosotros que nos
llamamos humanidad.
Era tan sencillo crear mejor robots,
insensibles sin corazón.
Pero él nos hizo con amor,
semejantes a él, y por ende
con la capacidad de amar.
Sería una injusticia no reconocer,
semejante mérito.

© Esperanza E. Vargas

( Nota Del Autor)
Como he dicho antes,
respeto la forma de pensar de cada uno.
Gracias por respetar la mía.

Un abrazo con cariño.