Tu rostro dibuja
la cara del sol,
y al final del día
te inclinas
en reverencia.

Eres la flor
silvestre, emotiva
y la añoranza te cubre cada vez que despiertas.

Erguida tu cabeza,
eres belleza
y fortaleza.
Esperas confiada,
que pronto amanezca.

Girasol de Amor,
regalo en mis manos
enamoradas.
Perfume del campo,
voz de la primavera
versos de un cantor
entre los ríos
y entre sus cristalinas
aguas

© Esperanza E. Vargas