Cae en picada

el velero que naufraga,

como cascada lo lleva

la ola que enmarcó

sus circunstancias.

Un mar profundo

que rompe en lágrimas,

vertiendo su dolor

en la nada.

Bosquejo que atrapa

un resumen

de importancia,

y se desborda

por el gran volumen

de sus aguas.

Y cual razón tiene

el vacío que lleva

y desgarra.

Al velero metido

en un Marco

de Circunstancias.

Roto ya…

Caerá en picada,

nada lo detendrá…

Aún nada.

© Esperanza E. Vargas