Los hilos del viento
se tegen, tan suaves
y llenos de amor.

La lluvia afuera llueve,
y danza la música en mi corazón.

Me llama la voz melodiosa,
son notas de violín.
Impregnan mi vida, mi alma,
que llora y que baila
el vals del vivir.

La pluma escribe las partituras de las sonrisas
y sus silencios.
Es el lenguaje del viento,
meciéndose en mi interior.

Son Notas De Violín,
que juegan a ser eternas.
Son notas que vibran y vuelan, viajando a las estrellas.

Mientras una rosa se posa en mi ser, brindando su perfume y su aroma.
Y se complementan perfume y vals, las notas que no moriran.

Son Notas De Violín, ulula el viento su amor.
Pedacitos de cariño y de cariño y perdón.

© Esperanza E. Vargas