Cristales que cortan

con dulzura mi corazón.

Son tus lágrimas,

tus penas tan profundas… Tu dolor.

Lloras y en la cuna del viento

se mecen gotitas cristalinas.

Que pegan fuerte en mi alma,

y cortan como punzantes navajas.

Es tu llanto que estremece y sacude,

desde mis adentros gran impotencia.

Por querer arrancar tus miedos,

tus amargas e hirientes penas.

Lloras… Y me ahoga el silencio inaudito,

que reverente calla respetando tu dolor.

Y sale la luna pintando

lágrimas de plata,

de mis labios apenas se escucha la voz,

te abrazo con ternura infinita,

y con amor te digo…

Te Quiero…¡Aquí Estoy!

© Esperanza E. Vargas

 

Poesía publicada en Guarida Letras