Se han roto los hilos dorados,
esos que tejieron los bordes del corazón.
También los hilos de plata,
de rayos de luna y de sol.

Costuras Del Alma remiendan, hilvanan,
sentimientos, recuerdos y esperanzas.
Quizás sombras de un abismo,
que oculta la felicidad robada.

Abismo que esconde las sonrisas
esas que llorando desfallecen.
Abrazadas de la silente nostalgia,
y en vilo del desahucio prevalecen.

Costuras que se vencen,
tan antiguas que los hilos se desgarran.
Tantos años juntando algo
que la vida misma ya separa.

© Esperanza E. Vargas