Oprimes mi cuerpo hasta quebrarlo en pedazos, hasta desgarrar en un grito de dolor y llanto.

Me abrazas y rompes mis cristales, la vida… Mi vida en soledades.

Cuchillos, navajas me rompen el alma, mientras las nubes espesas llueven y en grandes gotas inundan la tierra de nostalgia.

Y Aún Debo Morir… Otro día más. Y aún debo volver a resurgir y resusitar.

Abrázame y rompe mil veces mi vida cada noche, y al amanecer volveré por una sonrisa a conquistar.

© Esperanza E. Vargas

Nota del Autor:

Por aquellos y aquellas que padecen esta enfermedad desgastante.

Fibromialgia.

Porque cada mañana es un reto a superar y un obstáculo a vencer.

¡No te rindas Jamás tú!
Y ayudame a no rendirme yo.

Un Abrazo de algodón.

💜💜💜