Caminando por un camino solitario, donde el silencio acaricia los sentidos, miles de imágenes se proyectan en mi mente.

Pensamientos que mutilan la razón, entre verdes y delgados árboles, buscando el lugar exácto donde se quedó extraviado mi loco corazón.

Un lugar donde olvidar, donde los ojos lloran amargos la soledad. Lágrimas de dolor y bondad, lágrimas como ríos bajando desde la montaña que se abre y vuelca sus aguas, sus penas.

Un lugar donde encontrar las palabras que le faltan a tu corazón. El abrazo que rompe las penas, la canción del viento en tu rostro y las notas azules del tiempo que callado acompaña.

Un beso desnudo de ternura, la caricia que desprende el alma para consolar. Por ese camino de esperanza.

Entre el ocre de la tierra y el verde que desafía de forma natural, combinando un pensamiento de dulzura, sonrisa y pena. Azul tu vestido… Verde tu fuerza, azul como el cielo y blanco como de las nubes su pureza.

Como un dulce desafío, que enreda el tiempo en nuestros pasos. Tus lágrimas ruedan, mientras yo con mi cariño te acompaño. Mientras contenemos el torrente que baja de la montaña a diario, y entre lágrimas y risas lo que aun falta… Mientras Caminando.

© María Luisa Blanco y Esperanza E. Vargas

Dueto

Publicado en:

Guarida Letras

Abajo encontrarás un enlace a

Guarida Letras.

Para leer más poesía y duetos de otros autores.