La vida te la regala Dios. Los colores que ves en ella los eliges tú.

¿Que colores has elegido?

¿Te equivocaste?

Aun puedes corregir.

Si alguien más eligió por ti… Es tiempo de coger ese pincel y dar el color que deseas.

Un abrazo muy grande.

Y a pintar…

© Esperanza E. Vargas