Se nos dio un hogar maravilloso. Un entorno rodeado de amor y belleza. ¿Por qué destruir en lugar de construir?
Es triste no dar el valor que merece un regalo tan importante. La Vida.

© Esperanza E. Vargas