Un Ramo De Perfumadas Flores

Quiero escuchar tus poesías, amor,
entre el escurrir de los versos buscaré tu aspecto,
de la esencia quisiera conocer el color
y sentir con tu sentir los sentidos, en cada soneto.

Quiero escuchar como leve canto
de avecillas amor…
Casi murmullo en cada verso.
Disuadir entre las rimas capullos
que dejen escapar fragancias dulces
y sueños.

Vestida de un manto de terciopelo perfumado,
eres superba rosa en el jardín,
luego narciso amarillo cuando el corazón de ti es besado
y más allá, entre la hierba, eres violeta ciclamino.

Jardinero que llevas el fino cuidado
en tus manos de agua y viento.
Haciendo resaltar del jardín
las más hermosas rosas y violetas
desencadenando los aromas
más perfectos.

Deshojo al azar las páginas amarillas del libro,
entre las rimas se entrevé una blanca margarita,
puesta a indicar entre los versos, el marcador de libros
que un lejano día fue puesta con amor entre los dedos.

Ese amor que se escribe en páginas
nuevas y nuevos sentimientos.
Que se escriben bordeando los espacios que un día se marchitaron
en el tiempo.
Dibujando estelas de esperanza,
en un nuevo cielo.

Eres color de la puesta del sol y también de la aurora.
Sonido ondeante del mar al soplar el viento,
susurro de vuelo coloreado de mariposas, resonar de lluvia ahora,
una suave musicalidad de sonidos que solo ahora siento.

Eres color de sol llameante como fuego, y también de noche
que se viste de estrellas y luceros.
Cascada profunda y derroche de aguas cristalinas,
canción de río de corrientes suaves
y bordes de flores esparcidas.

Eres de los sentidos el perfume embriagador, la música y el color
de un ramo de perfumadas flores y fantasía.

Alcanzas y traes musicalidad al corazón,
amor… del poeta eres su poesía.

© Esperanza E. Vargas & Greg D.

Anuncios

Dicen Que Las Palabras… Se Las Lleva El Viento

Me acostumbré a escuchar tus palabras,
tu risa suave y tu dulce voz.
Que en mis oídos se hacían arrullo,
como melodía de una canción.

Habla el viento entre besos en el bosque,
rico en vino camina alegre
en la música del otoño se solfean
abrazos de seda, maravillas al corazón.

Dicen, que las palabras se las lleva el viento,
pero el viento las trajo a mi corazón.
Un corazón que moría de pena,
y volvió a la vida con tu dulce amor.

Es roja la puesta del sol como el verso en el libro
la miel sobre tu seno
la bondad del creador en el espejo del alma,
palabras al silencio del campo despertando la mente.

Y aquí en silencio cada día te espero,
yo sé que nunca tú me dejarás.
Porque tu amor es puro y sincero,
un amor completo… Un amor leal.

Te quisiera a menudo diseñar con reflejos de sabiduría
y un buen día en los labios
con versos de amor despertar
a nuestro corazón con colores de mar

Y cierro los ojos, gritando tu nombre,
galopa de prisa tu bello corcel.
Sabes que te pienso y sabes que te espero,
yo quiero escucharte mi amor otra vez.

Un beso especial a pegar como la hierba al sol,
caminar de la mano la infinita vida
con pasos de magnolia
más allá de las últimas palabras.

© Esperanza E. Vargas & Greg D.

Nota del autor: Poesía publicada en la antología poética Las Últimas Palabras… Quizás las más Bellas, del grupo La Guarida del Lápiz y Papel donde he tenido el placer de participar.

Nunca Olviden Sonreír…

Si la libertad tuviera alas…
Y si realmente alcanzaras esa libertad al volar.

Con este verso hago una pausa en esta historia.
Gracias a todos por ese cariño mostrado siempre.
Por el regalo más bonito que alguien puede tener.

Les Quiero y me llevo lo mejor conmigo.
Besitos a todos.
Y nunca olviden… ¡Sonreír!

Estaré cerca…

© Esperanza E. Vargas

Cuando Tu Silencio Habla

No es difícil ver cómo ruedan tus lágrimas,
no es difícil cuando tu rostro dibuja una pena
amarga.
Cuando tu silencio habla,
cuando las palabras faltan.

Cuando todo se oscurece en tu mirar,
Entonces yo he de saber… Que tú me llamas.
Se escucha el latido de tu corazón,
en el viento tempestuoso.

Y veo tus lágrimas brillar,
en un día lluvioso.
Se escuchan lamentos en el bosque,
los pajaritos no cantarán.

Silencio respetuoso guardan,
ante tu dolor y tu soledad.
Cuando las palabras faltan y
hablan los silencios.

Lista estoy para escucharte y
abrazarte con ternura.
No pregunto que te pasa, respetando tu intimidad,
más bien sabes vida mía que
siempre conmigo contarás.

Y en silencio enjugaré tu llanto,
con el hermoso lenguaje de una canción.
Y en silencio tomaré tus manos,
con las únicas palabras que diré…
¡Aquí estoy!

© Esperanza E. Vargas

Nota del autor: Poesía publicada en la antología poética Las Últimas Palabras… Quizás las más Bellas, del grupo La Guarida del Lápiz y Papel donde he tenido el placer de participar.

La Belleza De Las Palabras

Brota el texto normal e impaciente,
suplicando la amada libertad.
Cuál gaviotas que danzan sobre los mares,
danzan las palabras de manera singular.

Sutilmente las letras se acomodan,
y construyen los versos de amor.
Las poesías que regalan vida,
esperanza y paz al corazón.

Sensibilidad, dulzura y bondad,
se desborda un caudal desde la intimidad.
Y florecen sentimientos como luz de inspiración,
sembrando en áridos campos la razón.

Jazmines, rosas y claveles,
Coronan el esplendor de las almas.
Cuando nacen los primeros brotes del amor,
en la belleza de las palabras.

© Esperanza E. Vargas

Nota del autor: Poesía publicada en la antología poética Las Últimas Palabras… Quizás las más Bellas , del grupo La Guarida del Lápiz y Papel donde he tenido el placer de participar.

Cuando Faltan Las Palabras

Cuando faltan las palabras,
Entonces habla el corazón.
Al compás de los latidos,
Crea frases con amor.
Las escribe en silencio,
En el viento o en la lluvia.
En los márgenes del tiempo,
Mientras crece la ilusión.
Nadie sabe sus secretos,
Sus mensajes van directo.
Hacia otro universo
Dentro de otro corazón.
Lenguaje de Braille del alma,
Que leen los dedos de la nostalgia.
Que vibran felices al sentir,
Lo que esos latidos le hablan.
Cuando faltan las palabras,
Sobra mucho corazón.
Formando con sus latidos,
El lenguaje del amor.

©Esperanza E. Vargas

Nota del autor: Poesía publicada en la antología poética “Las Últimas Palabras… Quizás Las Más Bellas”del grupo La Guarida del Lápiz y Papel. Donde he tenido el honor de participar junto a mis compañeros de Guarida Letras.
Deseo sea de su agrado. Abrazos a todos y saludos.
Mi cariño.

Cascada De Besos

Tus ojos…
Tienen el brillo del amor,
el amor que regalas sin condiciones.
Porque eres madre
tan noble y tan digna,
con esa sonrisa tan tuya,
de donde brota ternura a montones.

Tus ojos…
No merecen lágrimas de dolor,
tus ojos merecen sólo besos de amor.
Amor de aquellos
que desde tus entrañas han nacido,
y que debieran allanar tu camino.

Para hacerlo seguro para ti,
para que tu andar sea feliz.
Cascada de besos y mariposas,
debieran besar tus ojos.

Madre tan amada, preciosa Gema
divina joya.
En tu mirar se deleita mi alma,
mi alma que lleva los latidos
de tu propia alma.

Mi alma donde corren
los rojos ríos por mis venas.
Sangre de tu fuente madre,
sangre de tu amor genuino.

Tus ojos… Luceros que brillan
con tiernos amores para tus hijos.
De los cuales reclamas sólo un beso,
una caricia, una mirada.

Cascadas de besos y rosas como lluvia, debieran brillar en tus ojos
Madre… Mi madre amada.

© Esperanza E. Vargas

Para Ti,
Con especial cariño.

Te Quiero.
¡Mamá!